Limpiar, desinfectar o sanitizar

Internacional. En las soluciones para el aseo de los espacios domésticos, comerciales e industriales, es común encontrar los servicios de limpieza, desinfección y sanitización. De ahí la importancia de distinguir la diferencia entre ellos y escoger el adecuado a nuestras necesidades. 


Según BL FACILITY SERVICES la limpieza se refiere específicamente a eliminar la suciedad de las superficies, por lo que normalmente se realiza con jabón y agua. Sin embargo, señala que esto no es suficiente para matar los gérmenes, “solo elimina algunos y esta acción hace que existan un poco menos de transmisión de infecciones”.

Por su parte, la sanitización “incluye el uso de productos químicos -como el cloro o alcohol- para matar gérmenes en superficies y objetos”. Los cuales se deben aplicar y dejar actuar por un tiempo determinado.

Ahora bien, para BL FACILITY SERVICES la finalidad de la desinfección es “reducir la cantidad de gérmenes a un nivel seguro”. Donde dichos niveles son indicadores establecidos por las autoridades de salud pública. Entretanto, el proceso de desinfección también ocupa químicos, los cuales deben cumplir con las normas establecidas.

De esta forma podemos considerar que la limpieza quita la suciedad superficial; sanitizar además de limpiar se enfoca en reducir los agentes nocivos y la desinfección se centra en la eliminación de las bacterias, virus y gérmenes.

En ese sentido, es notorio que sanitizar y desinfectar tienen una gran similitud, para Alfil Limpieza son dos procesos con el mismo objetivo. “En ambos se busca acabar con las impurezas así como con las bacterias, hongos y demás microorganismos perjudiciales para la salud humana y animal”.

Entonces ¿cómo podríamos demarcar una clara diferencia? Según esta empresa la distinción es que sanitización reduce el número de microorganismos a una cantidad segura para las personas, pero no los elimina por completo. Además, “se utiliza para remover material orgánico que se encuentra en el organismo u objetos” como cuando se usa un gel desinfectante en las manos.

No obstante, este es un procedimiento que no es recomendable en áreas y lugares que requieren de extrema limpieza, como lo son los quirófanos de hospitales, laboratorios y áreas de preparación de alimentos, entre otros.

La desinfección: un proceso de limpieza riguroso
Dicho de manera más extensa, para Alfil Limpieza la desinfección tiene por misión acabar con los microorganismos de raíz, apoyándose en productos con propiedades germicidas y antibacterianas. Es decir, se trata de un proceso en el que se busca la eliminación de los patógenos en un 99,999% en un tiempo de 5 a 10 minutos.

Adicionalmente, existen dos tipos de desinfección, la física y la química. La primera emplea métodos físicos como el calor, el calor con presión, el calor húmedo o la luz ultravioleta. Mientras la segunda se enfoca en el uso de sustancias químicas específicas que garantizan la destrucción de ciertos microorganismos.

Elegir la mejor solución de limpieza
De esto podemos concluir que todos los espacios tienen una necesidad de limpieza para controlar la cantidad de residuos orgánicos como el polvo y la basura, así como una sanitización eventual, para controlar los microorganismos que se alojan en las superficies. Pero la demanda de sanitización aumenta cuando se trata de espacios destinados a la limpieza, preparación de alimentos y bienestar de las personas, como es el caso de baños, restaurantes, cocinas y lugares privados de descanso.

Entretanto, la desinfección se requiere en lugares enfocados en el cuidado de la salud, como lo serían las áreas de quirófano de los hospitales. Otro gran caso son los procesos industriales que se alteran por la presencia de microorganismos, como preparación de fármacos y las revisiones de muestras en laboratorios.
Siempre sabremos qué solución compete usar teniendo en cuenta la necesidad de limpieza de la zona.

Higienización: el concepto ambiguo a evitar
Para Proquimia la higienización es un término que ha tomado furor en los últimos años en el mercado de la limpieza, pero resulta muy ambiguo y se aplica a aquellos procesos de limpieza que hacen uso de productos denominados “higienizantes”, de los cuales se afirma que, aparte de limpiar, reducen la carga bacteriana, pero no queda claro hasta qué nivel.

En ese sentido, asegura que “los productos higienizantes no están regulados por ningún marco normativa e incorporan habitualmente en su composición una o varias sustancias activas biocidas, pero no se encuentran registrados ni autorizados según el ámbito legislativo de biocidas, motivo por el cual no se puede acreditar legalmente su eficacia desinfectante”.

Así pues, el uso de servicios de “higienización” debería ser revisado con especial atención, ya que a diferencia de la sanitización, la limpieza y la desinfección, no tienen un significado único y específico, por tanto, es complejo identificar cuál sería su alcance sin una explicación clara.

Por otro lado, el Ministerio de Sanidad Pública de España, en su nota informativa para aclarar la ambigüedad en el uso de los términos higienizante/sanitizante, consideró que hay una relación clara entre el uso de biocidas, productos que tienen por finalidad destruir o contrarrestar organismo nocivos, con los componentes de los productos que se etiquetan como higienizantes.

A lo cual hizo un especial llamado a prestar atención a su uso, pues “la incorporación de sustancias activas biocidas a los productos de detergencia y limpieza sin una finalidad biocida, además de no ser necesaria podría, como efecto secundario, contribuir a generar resistencias, ya que los tratamientos con biocidas deben realizarse de forma puntual y cuando sea necesario”.

De esto podemos concluir que la higienización y productos higienizantes se vinculan a un uso poco claro de biocidas. Lo cual explica por qué este concepto relacionado con la limpieza y con la “higiene” es ambiguo.

SUSCRÍBASE AL INFO-BOLETIN

El Ranking de las TOP Empresas de Limpieza

Para este año 2021, presentamos el segundo Informe- Top 50 de Empresas de Limpieza Latinoamericanas, un ranking que destaca las empresas más reconocidas de esta región, considerando la importancia de esta industria, los procesos de limpieza y desinfección, no solo en hogares, también en oficinas, hoteles, plantas industriales y cualquier espacio donde haya afluencia de personas.

► Descárguelo aquí mismo.